Paseo al Chocolate
Estás en: Historia > Paseo al Chocolate
Flor y fruto del árbol del Cacao.
Cuenta la mitología maya que el dios Kukulkán brindó la planta de cacao a la humanidad, mientras que para los aztecas fue el dios Quetzalcóatl quien descendió de las alturas ofreciendo el cacao como un regalo celestial. Lo cierto es que ambos pueblos supieron elaborar una preciada bebida a partir de sus granos. Los conquistadores europeos también lo degustaron y se encargaron de trasladar las primeras semillas al viejo continente.

Los cultivos de este vegetal tropical de origen americano -cuyo nombre científico Theobrama significa “manjar de los dioses”-, crecen hoy en diversas regiones del mundo. Y a partir de las semillas de cacao obtenemos uno de los alimentos más deliciosos y valorados por grandes y chicos de todos los continentes: el chocolate.

Muy rico en contenido energético, el chocolate integra todas las dietas que requieran elevada concentración de calorías. Además aporta minerales como magnesio, potasio y fósforo, y contiene serotonina, un neurotransmisor cuyos efectos nos haría más propensos a sentir felicidad. Mejor aún, el chocolate llega a nosotros en riquísimas y cómodas presentaciones.

El secreto para su preparación consiste en contar con granos de primerísima calidad, a partir de los cuales se obtiene una materia sólida que es la pasta de cacao, y una materia grasa, que es la manteca de cacao. Al mezclar estos dos productos con azúcar, resulta el chocolate. Según las proporciones de estos elementos y de su mezcla o no con productos tales como leche y frutos secos, se elaboran las distintas variedades.

FELFORT importa su cacao de los mejores productores de América y lo procesa íntegramente en su moderna fábrica para ofrecer una amplia diversidad de productos que nos permiten disfrutar del mejor chocolate.